,
panama economy Insight

 

Share |

Situación y perspectivas de la banca en Panamá

Septiembre 13, 2011

Por Juan R. Cortes Dean*

jcortes@panamaeconomyinsight.com.pa

Utilidades

En los primeros siete meses de 2011 las utilidades del Sistema Bancario Nacional se han expandido 21.1% con respecto a los mismos primeros siete meses del año pasado. Las utilidades se mantienen creciendo a tasas positivas y de dos dígitos desde el segundo semestre de 2010. Antes de eso, el resultado de las utilidades del Sistema Bancario Nacional había sido positivo pero decreciente desde que comenzó la crisis financiera internacional, luego de la quiebra del banco Lehman Brothers en los Estados Unidos. En noviembre de 2010 se observó un incremento abrupto de las utilidades, las cuales se cuadriplicaron, no obstante, eso es sólo porque ese mismo mes del año anterior las utilidades estuvieron en su punto más bajo.

Créditos nuevos

Los créditos nuevos s se expandieron 17% en los primeros siete meses de 2011 con respecto al mismo periodo de 2010. Desde mayo de 2010, los créditos nuevos están creciendo a tasas de dos dígitos.

Durante la crisis financiera internacional en 2009, los bancos impusieron restricciones sobre la oferta de crédito, pero éstas fueron levantadas una vez que la banca empezó a tener confianza en el desempeño de la economía de Panamá.

En 2011, los créditos nuevos han estado impulsando fuertemente la producción y el consumo. En 2011 el crecimiento de los préstamos nuevos refleja el desempeño de las actividades económicas, con una expansión de los créditos para todos los sectores.

Créditos hipotecarios para compra de viviendas nuevas

El crédito nuevo para hipotecas se ha expandido 17.5 en los primeros siete meses de 2011. Estos crédito sólo habían crecido 6.6% en 2010, luego de haberse contraído 9.8% en 2009.

La oferta inmobiliaria de viviendas nuevas de alto valor, orientadas a satisfacer la demanda inmobiliaria extranjera, se contrajo durante 2009 y 2010. Contrariamente, la oferta de viviendas nuevas de más bajo valor, orientadas a satisfacer la demanda inmobiliaria local, se ha expandido considerablemente, lo cual explica el crecimiento de los créditos hipotecarios durante 2011. Explica Eduardo Ameglio, presidente de Convivienda, que el año pasado las empresas miembros de Convivienda construyeron más de 5,000 unidades de viviendas en Panamá, San Miguelito, Arraiján y Chorrera entre otros, y que para 2011, proyecta que se construirán más de 7,300 unidades de viviendas. La participación de mercado de Convivienda es de 55%.

La mayor demanda de crédito hipotecario también es explicada por la ampliación de los incentivos sobre este sector, que consisten en la ampliación del rango del valor de los préstamos que pueden disfrutar de una tasa de interés preferencial (una rebaja de puntos porcentuales sobre la tasa de interés sobre los préstamos hipotecarios, financiada con un esquema de subsidios cruzados provenientes de los otros sectores económicos).

Además de esto, el también hay un subsidio gubernamental de 5 mil dólares para viviendas de muy bajo valor, bajo un programa denominado “Fondo Solidario de Vivienda”. Hasta junio de 2011 se habían entregado 1,653 bonos, que equivalen según estimaciones del gobierno a un ahorro 14.5% del costo total de la vivienda. Todas aquellas familias con ingresos de 1,000 dólares y menos dentro de la economía formal e informal, y cuyo valor de la vivienda no exceda los 35 mil dólares, califican para el bono de 5 mil dólares. El programa busca incrementar la oferta de viviendas nuevas de interés social, promoviendo el financiamiento hipotecario para familias con ingresos de hasta mil dólares.

No obstante, el sector construcción ha atravesado por incrementos continuos de los precios de materiales tales como el cemento y el acero, entre otros como el incremento del combustible, así como también escasez de mano de obra y la escasez de tierra para desarrollos de vivienda, lo cual, obviamente, encarece los costos de construcción y reduce el auge de la oferta inmobiliaria. Dada esta continua espiral de incrementos en los costos de construcción, Convivienda hace algunos meses le solicitó al Gobierno Nacional que revise el tramo alto de la Ley de Intereses Preferenciales, para llevar el tope de la misma a los 100 mil Balboas.

El crecimiento del empleo, sobre todo el de tipo formal, también ha impulsado la demanda de créditos hipotecarios. La tasa de desempleo total cayó un punto porcentual en marzo de 2011, comparada contra agosto del año pasado, situándose en 5.6%.

Sin embargo, en Panamá, la empresa privada y el gobierno generan 51% y 16% de los empleos, que pueden considerarse como formales, respectivamente. Mientras tanto, una cuarta parte de la población que se considera como ocupada, en realidad desempeña trabajos por cuenta propia, y en su mayoría no califican para crédito de vivienda dado que no tienen siquiera la garantía de un trabajo formal. Debido a esta situación, el déficit habitacional es alto.

El mercado de crédito para la compra de de vivienda es lo que se denomina como un mercado incompleto. La cuestión es que existe la demanda, pero existe la oferta suficiente de crédito para satisfacerla, dado que mucha gente está ocupada de manera informal y no posee las garantías para acceder a éste. La población que trabaja por cuenta propia, y que se encuentra en su mayoría bajo la condición de informalidad, era en el año 2010 de 340 mil personas y el déficit habitacional en ese mismo año, estimado por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVIOT), fue de 137 mil viviendas. Sólo en la Provincia de Panamá dicho déficit alcanzaba las 44 mil viviendas.

El MIVIOT está estudiando las opciones para hacer que los informales tengan acceso al crédito. Por nuestra parte, esperamos que con el alto crecimiento económico que se está experimentando, la llegada de mucha inversión extranjera y la apertura de nuevas empresas, la población ocupada por cuenta propia acceda a empleos formales y, en consecuencia la oferta de crédito hipotecario para ese segmento se expanda rápidamente. En la década pasada, hubo algún cambio importante de la informalidad hacia la informalidad, pues en 200 la población ocupada por cuenta propia era 29% de la ocupada total y se redujo a 25% en 2010. En 1990 la población ocupada por cuenta propia era 32% de la población ocupada total, lo cual significa que en un lapso de dos décadas la participación de la informalidad cayó sólo 7 puntos porcentuales, o sea menos de medio punto porcentual por año. Ahora nosotros esperamos que caiga aceleradamente.

Microcrédito

Otro sector cuyo mercado de crédito es también incompleto es el de microcrédito. Los microempresarios, se encuentran en su mayoría en la informalidad, no tienen garantías suficientes, ni físicas ni legales, por lo cual no pueden acceder al crédito. La oferta es muy escasa. Incluso, los bancos no quieren prestarle a las pequeñas compañías constituidas formalmente como sociedades anónimas, para los casos en que los ingresos de sus operaciones tienen hondas fluctuaciones cíclicas y ellos consideran que no existen garantías suficientes. Los pocos bancos que podrían considerarse con mucha reserva como de microcrédito, son extremadamente conservadores, tanto así como una banca tradicional.

En Panamá hay varios bancos privados de microcrédito, pero dentro de estos la entidad financiera que, de acuerdo a nuestra opinión, más se ajusta a la categoría de microcrédito es Banco Delta. El año pasado la Corporación Andina de Fomento (CAF) invirtió 500 mil dólares en este banco con el fin de apoyar el desarrollo y fortalecimiento de las microfinanzas en Panamá. CAF y Banco Delta firmaron en aquel entonces un acuerdo en el que el ente multilateral se convierte en accionista del banco, con el objetivo de brindarle mayor acceso a financiamiento para los micros y pequeños empresarios en Panamá. Banco Delta es una empresa relativamente pequeña en el sector bancario, pero que ha venido creciendo muy rápidamente en los últimos años. Antes de convertirse en Banco, la empresa se dedicaba en su mayor parte al financiamiento de automóviles y luego incursionó en el segmento de microcrédito. Empezó a operar como un banco en julio de 2006, luego de haber sido una empresa financiera dedicada en su mayor parte al financiamiento de automóviles. Desde entonces, su cartera crediticia se ha casi triplicado, expandiéndose desde 22.6 millones de dólares a alrededor de 65 millones de dólares en la actualidad. La estructura de la cartera del pequeño banco ha cambiado mucho desde 2006; los préstamos de autos apenas son en la actualidad alrededor del 10% de su cartera, mientras que el microcrédito representa casi el 80%.

Es de esperarse que en la medida en que más entidades financieras vayan en la dirección de Banco Delta, la oferta de microcrédito se expanda rápidamente.

La política pública en la materia está en manos de la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (AMPYME). AMPYME tiene programado fomentar la oferta de préstamos de las entidades financieras para beneficio de las micro y pequeñas empresas. Específicamente AMPYME planea otorgar garantías a micro y pequeños empresarios para desarrollar actividades de comercio, servicios, agroindustria, agropecuarias, industria, turismo, artesanías, entre otras.

AMPYME tiene un programa de Financiamiento de la Micro y Pequeña Empresa (PROFIPYME). Se trata de un Programa de Garantía de Préstamo que respalda a los emprendedores y empresarios de las Micro y Pequeñas Empresas inscritas en AMPYME en la etapa de lograr financiamiento para la adquisición de activos fijos y capital de trabajo. AMPYME, asume un porcentaje de la garantía exigida por los bancos a las personas y el emprendedor asume el resto. Las garantías cubren distintos porcentajes que varían de acuerdo al sector económico. Para el caso del sector agropecuario la garantía es hasta del 80%. En industria es de 70%. En comercio y servicios la garantía cubre hasta 60%.

Una empresa formal puede optar por un préstamo de hasta 25 mil dólares y una informal sólo hasta 2 mil dólares. Estos préstamos respaldados por AMPYME pueden usarse en la adquisición de activos fijos, remodelación, instalación de equipo, inventario y capital de operación en las empresas nuevas o existentes que se consideren micro o pequeñas empresas.

AMPYME tiene convenios con entidades financieras para facilitar el acceso a crédito a los emprendedores y empresarios de las micro y pequeña empresa. Las entidades financieras están adscritas a PROFIPYME son el Banco Nacional de Panamá, Caja de Ahorro, Banco de Desarrollo Agropecuario, Global Bank, Multibank, Banco Delta, Banca Financiera, Microserfin, Financiera Solidaria y Financiera Pacífico Internacional.

En mayo AMPYME, realizó el proceso de apertura de propuestas para adjudicar la administración de un Fideicomiso de 13 millones de dólares para el microcrédito denominado FIDEMICRO-OPORTUNIDAD. De este fideicomiso se beneficiará a 6,500 micros y pequeñas empresas. Las empresas fiduciarias nacionales Icaza Trust Corporation y la Confederación Latinoamericana de Cooperativas de Ahorros y Créditos (COLAC), presentaron sus correspondientes propuestas para la convocatoria por mejor valor para adjudicarse la administración del denominado FIDEMICRO- OPORTUNIDAD. Un Comité Evaluador emitió en un término menor de 20 días un informe técnico porcentual de las propuestas presentadas por estas empresas fiduciarias, luego de haber verificado los aspectos técnicos de éstas, sobre la licencia fiduciaria, las cartas y anexos presentados y la experiencia en la administración de fideicomisos y su experiencia en la administración de fideicomisos de microcréditos, así como el recurso humano de la empresa y el software. La administración de este fideicomiso le fue adjudicada a COLAC.

COLAC, la entidad fiduciaria, tendrá la misión de administrar el fondo, gestionar y colocar préstamos a los operadores de primer piso que responden a cooperativas, financieras, bancos de microfinanzas, cajas rurales y ONGs, en todo el país, quienes podrán en adelante otorgar créditos mediante diversos términos y condiciones a las micro y pequeñas empresas. Este fideicomiso está amparado bajo leyes que establecen que la fiduciaria deberá abrir una cuenta en la Caja de Ahorros y sólo podrá disponer del fondo únicamente para colocar préstamos a las entidades financieras que a la vez prestarán a las micro y pequeñas empresas.

Crecimiento del PIB de la banca

En 2010 el PIB de la banca creció se expandió 4.2%, luego de haber crecido sólo 1.6% en 2009, como resultado de la crisis económica internacional y las restricciones sobre la oferta de crédito, autoimpuestas por la propia banca como un mecanismo de defensa. En el primer trimestre de 2011, el PIB de la banca creció 6.9%. Las cifras del crecimiento del segundo trimestre serán publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) el 15 de septiembre, entonces nosotros estaremos actualizando ese dato en este informe.

Pronósticos

En enero nosotros proyectamos que el PIB de la banca crecería 4.1% en 2011, no obstante, en el primer trimestre el crecimiento fue de 6.9%. La banca lleva una dinámica más allá de la que habíamos previsto.

Para los años 2012, 2013 y 2014 habíamos proyectado que este sector se expandiría en 4.9%, 4.7% y 3.7% respectivamente. Ahora nosotros estamos pensando que probablemente estás proyecciones también sean rebasadas.

En enero nosotros proyectamos que la economía crecería 9.2% en 2011 y 13% en 2012. Ahora nosotros estamos viendo que, en efecto, la economía se encamina hacia tasas de crecimiento de doble dígito, pero que nos hemos quedado cortos con respecto a la proyección del sector bancario.

*Con base en el reporte de "Situación y Perspectivas de la banca en Panamá" de Panama Economy Insight, septiembre, 2011. 
 

   

 

Opinión

Blogs Latest